Los días de mayo

Posted on Actualizado enn

Te quiero a cada paso, a cada beso, en cada minuto, en cada película; te quiero caluroso, elíptico, estático; en la desnudez, en la ira, en la furia; con ternura, con nostalgia, con paciencia; en tu ausencia, en el no estar, en el estar; por las noches, en el parque, en las montañas.

El mundo entero me recuerda a ti, a tus ojos, a tus bromas de literato, a los días de mayo que aún no terminan, a pequeñas huellas de melanina de tu espalda, a los vellos de tus brazos, a tus ojos que me miran con asombro, a tus pupilas, a tu ombligo; a ti que eres rojo, blanco y amarillo, a ti me recuerdan los posibles reencuentros y las despedidas.

Te extraño en cada cosa que eres, en cada cosa que no soy, en el microcosmos que somos.

Te amo hasta el silencio, hasta el suspiro, hasta el llanto, hasta siempre, hasta que la batería se agote; amo la risa que te provoca mi boca, amo las olas asesinas, el ímpetu, los vaivenes, los deslices, el jugo de los mangos, mis dedos en tu boca, las tardes que se disuelven en tu cama, en mi cama.

Pronto (espero) las mañanas serán maravillosas.

Pronto (anhelo) desaparecerán dieciséis kilómetros.

Pronto (lo deseo) me abrasarás con tus manos.

Pronto (de nuevo) te haré reír, te cansaré, te torturaré, con mi boca.

Anuncios

Siéntase libre de comentar, gracias. / Please, feel free to comment below

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s