Ardillas

Posted on Actualizado enn

Cuando era niña
mi madre me compró una cámara roja,
de esas que todavía usaban rollo fotográfico.
Cuando estuve tan lejos de mi hogar,
en un país distante
cuya lejanía no imaginaba
(de la cual ahora estoy consciente),
no tomé fotos de los edificios con techos de cobre,
o de los lagos,
las montañas rocosas,
los pinos,
de los canales,
NO.
Capturé para la posteridad
ardillas,
alces,
venados,
patos,
flores,
gigantescos jardines,
extensos campos de cebada,
incluso mis juguetes.
Nadie comprende esas fotografías,
porque nadie entiende que eso
tan trivial,
era para mí
lo más asombroso del mundo
cuando tenía once años.

Anuncios

Siéntase libre de comentar, gracias. / Please, feel free to comment below

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s