Déjame entrar

Posted on

Esta es una reseña de libro Déjame entrar de John Ajvide Lindqvist. La escribimos  José Ángel Castellanos y yo en Noviembre de 2009 como parte de mis asignaciones en la Gaceta.

Nunca fue publicada. Desconozco la razón.

Hoy está aquí para que lo lea quien le dé la gana.

 

Gracias por escribir esto conmigo Ángel,  sin ti este texto habría carecido de coherencia. Eres mi axioma.

 

 

 

En agosto del 2008 una película nórdica cautivó a los espectadores de la Cineteca Nacional, la sala donde se proyectaba Déjame entrar (Låt den rätte komma in) se llenaba en cada función; podría decirse que se trataba de otra película más sobre vampiros que invadieron las pantallas nacionales e internaciones tal como la primera entrega de la serie concebida por Stephenie Meyer: Crepúsculo (Twilight). No fue hasta hace unos meses que el público tapatío pudo contrastar la visión de los vampiros del director Tomas Alfredson con el prototipo de los colmilludos seductores, afeminados y pálidos de Hollywood que prometen volver a atacar en próximas fechas la taquilla. Curiosamente, no fue hasta el éxito en taquilla de Déjame entrar que la obra literaria en la cual está basada la película apareció en los estantes de las grandes librerías, para el gozo del público internacional, puesto que hasta hace unos meses, sólo era posible conseguir la novela en sueco, o en una versión digital en inglés. Ante el éxito de la película no se podía perder la oportunidad de lucrar con el trabajo del autor sueco John Ajvide Lindqvist, también guionista de la versión cinematográfica, y la novela fue traducida a diez idiomas, incluyendo el español.

Jonh Ajvide Lindqvist nació en Blackbergd, Suecia, en 1968. Fue mago y comediante antes de ser escritor de novelas de horror. Ha publicado tres novelas y un libro de cuentos, aunque sólo Déjame entrar (Espasa, 2009) ha sido traducida al español. Actualmente está escribiendo su siguiente novela y un guión cinematográfico sobre zombis que está basado en su segunda novela, Ayudando a los no-muertos (Hanteringen av odöda).

Déjame entrar fue publicada por primera vez en Suecia en el 2004, transformándose de inmediato en un best-seller en su tierra natal. En la novela la voz narradora cede su voz a los diversos personajes que habitan en un complejo habitacional en los suburbios de Estocolmo, denunciando la decadencia de la sociedad sueca de 1981: Adultos alcohólicos, pederastia,  adolescentes encantados de robar e inhalar pegamento, niños acosadores que abusan de sus compañeros.

La novela presenta una trama inteligente, sin vueltas de tuerca forzadas, sin insultar el coeficiente intelectual del lector presentándole una serie de acciones acartonadas. Además, cada uno de los personajes es complejo y evoluciona de manera coherente a lo largo de la narración. El autor se fía de un humor negro muy peculiar que permite reír, pero también reflexionar sobre la triste verdad que subsiste en el fondo y el peculiar monstruo que ronda por los edificios en los que se sitúa la acción.

A diferencia de la película, que se centra en el personaje de Oskar -niño de doce años que es acosado por sus compañeros de clases a tal grado de llegar a las agresiones físicas-, en la novela la voz narradora cede su voz a los diferentes personajes que componen el microcosmos que representa el conjunto de viviendas en Estocolmo, cada uno manifiesta sus malestares, inquietudes, anhelos, sus miedos; todos, de alguna manera tratan de eludir su realidad al imaginar criaturas fantásticas, embruteciéndose con alcohol o inhalando pegamento y cometiendo travesuras que van desde robar una tienda a provocar un incendio en una iglesia. La novela profundiza -para la curiosidad insatisfecha de quienes ya vieron la película-, sobre Eli, la extraña niña que es vecina de Oskar: sus orígenes, motivos y razonamientos son develados a lo largo del texto, así como su relación con Hakan, el hombre con el que ella vive.

John Ajvide Lindqvist se aleja de las explicaciones fantásticas de espíritus demoniacos, maldiciones o castigos divinos que algunos otros autores han presentado para exponer el comportamiento y la esencia de los vampiros: para él, el vampirismo es una enfermedad. Aunque el mal del vampiro no es definido y analizado de manera científica como lo hace el personaje Robert Neville en la novela Soy leyenda (1954) de Richard Matheson, el autor guarda cierta relación con el autor norteamericano al presentar una nueva explicación que satisfactoriamente permite entender -dentro de la ficción- la transformación de un ser humano a vampiro, así como las consecuentes modificaciones físicas y psicológicas del infectado.

Para aquellos que disfruten el género de horror, en especial el de vampiros, esta novela constituirá un nuevo punto de partida, puesto que, la odien, la amen o les sea indiferente, representa una relectura y aporte sustancial al mito del vampiro.

En el 2010 está programado el estreno de una nueva adaptación cinematográfica de la novela, esta vez en versión estadounidense con el título Let me in, dirigida por Matt Reeves. Se pretende que esta versión sea accesible para una audiencia mayor –lo cual seguramente implicará la supresión de muchos detalles inadecuados para las buenas consciencias-, además de presentarla en el contexto de Estados Unidos, ello incluirá modificar los nombres de los personajes y situar la acción en Nuevo México.

 

Anuncios

Siéntase libre de comentar, gracias. / Please, feel free to comment below

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s