Arrebol

Posted on Actualizado enn

Mi pecho se acelera.
Subo las escaleras
mi víscera de la cordura repica.
En mis orejas surge un bermejo ineludible,
mi ira, mi vergüenza,
el encogimiento de mis palabras,
mis gemidos entrecortados;
para mi rostro, roja es cualquier pasión:
roja cuando el sino ejecuta su obra infame;
roja en el encuentro mi falsedad muda;
roja en el sacío existencial
en mi cuerpo por obra de mi mano,
mi mano que es la tuya
mi mano que es tu boca
o tu sexo o todo junto.
Mi pecho anticipa la espuma frenética,
escarlata,
escala, repta, se despeña,
en un estruendo de olas;
una gota púrpura sube violentamente,
se detiene entre mis senos.
Mis pasiones son vértigo, marea, sal.
Mi pecho se acelera en tu mano lejana
donde un ave que se despluma lentamente,
a voluntad,
un ave-mujer sin jaula,
torpe, triste, frívola;
sensible, voluptuosa, salvaje,
tímida silenciosa matinal, nocturna
vespertina.

Anuncios

Siéntase libre de comentar, gracias. / Please, feel free to comment below

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s