Amor > Compulsión

Posted on

No es una compulsión, es un amor demasiado arraigado.
La librería es un lugar de ilusiones, voy y me siento feliz, el gozo que obtengo de los libros es diferente a cualquier otro que pueda proporcionar nuestra sociedad capitalista.
Como la mujer frívola que soy, muy en el fondo mi regocijo es instantáneo cuando adquiero un nuevo labial para mi colección, de igual modo, un par de zapatos nuevos puede tener ese efecto de felicidad inmediata y efímera.
Los libros, sinceramente, no tienen ese efecto. Cuando voy a la librería llego con una intención precisa, busco, tomo y pago el libro, salgo, en el momento que mis pies están fuera del establecimiento, siento la bolsa en las manos y mi alma un poco confortada, mi presupuesto mutilado y mi cerebro empieza a hacer algoritmos culposos. La conclusión es sencilla: Tal como la paradoja de Zenón, mis colección de libros se incrementa a una velocidad mayor que la velocidad a la que leo.

Anuncios

Siéntase libre de comentar, gracias. / Please, feel free to comment below

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s