La teoría de la quesadilla (por qué los mexicanos le echan salsas a todo)

Posted on Actualizado enn

He pensado mucho al respecto y cada vez que lo expongo un silencio incómodo invade la sala: Los mexicanos no saben apreciar los verdaderos sabores de la comida.

Nada personal, yo soy mexicana y también le echo salsas a todo, casi, pero igual me cuestiono por qué sucede esto en mi cultura. ¿Cómo es posible que un país con una riqueza gastronómica tan grande tenga un problema para apreciar la comida? En mi país la mayoría de las personas están acostumbradas al ritual de la salsa, a ponerle a todo salsas, picantes de preferencia, interminables ingredientes, chile, limón, salsa. Después de tantas cosas, ¿dónde queda el sabor de la comida? Todo te sabe a otra cosa, no a lo que originalmente estás comiendo.

Gracias a una pregunta de mi profesor de italiano reflexioné por primera vez en el hecho de que otras culturas tienen una tradición culinaria que reside más en la calidad de los productos que en la infinita adición de elementos de dudosa calidad, ejemplo de lo anterior es un almuerzo alemán o italiano, ambos incluyen un panecillo delicioso, queso o jamón de excelente calidad. Fin. En cambio el mismo almuerzo para los habitantes de México debe incluir verduras, aderezos y grasas, a veces incluso frituras, entre más, mejor.

Si bien amo la comida de mi país, debo decir que es verdad el estereotipo de que los mexicanos comen todo con salsa, lo peor es que a veces esa salsa ni siquiera es agradable al paladar. La comida debería de ser simple, el secreto de las comidas de otros países no está en el hecho de que añadan mil cosas a los platillos sino en el hecho de que la calidad de los ingredientes no hace necesario otros sabores para enmascarar lo insípido.

Cuando trato de demostrarle a alguien esta premisa siempre pienso en una quesadilla (de queso, para mis amigos chilangos). Para que una quesadilla sea deliciosa se necesitan dos ingredientes: Queso y una tortilla. ¿Cómo puede salir mal algo tan simple? La calidad del queso debe ser excelente, la tortilla debe ser de maíz, preferiblemente recién hecha. Si cualquiera de las dos cosas está mal, la quesadilla queda arruinada por completo, eso o que algún baboso le ponga salsa.

El guacamole es otro ejemplo, aunque aquí la teoría de las salsas comienza a tener problemas. El guacamole, en teoría debería ser solamente el puré de aguacate con un poco de sal y limón. Tres ingredientes, fin. Sin embargo, aquí es donde comienzan los problemas de gastronomía barroca mexicana: jitomate, cebolla, chile, he visto incluso algunas recetas de dudosa procedencia que incluyen salsa Tabasco. ¿Por qué sucede esto? Simple: México es un país que produce una cantidad bestial de comida, frutas,verduras, carne, pescado, pero eso no es lo que comen los mexicanos, todos sabemos que lo que se cataloga como de primera calidad acaba en mesas extranjeras: El mejor mango que he comido en mi vida era mexicano, pero lo comí en  Estados Unidos a un precio prohibitivo.

Los mexicanos enmascaran o condimentan porque los alimentos a los que tienen acceso no tienen sabor o saben mal, cualquier mexicano con un gramo de cerebro sabe que si un taco no está bueno hay que ponerle más salsa, frijoles, cebolla, limón y todo lo que se pueda, al final te sabe a algo, pero no te sabe ni a tortilla ni a carne, a lo más, a chile.

Con una fruta, carne, o cereales de segunda o tercera o peores no puedes degustar el sabor real de las cosas, y como nadie te enseña a degustarlo, la costumbre dicta que el acompañamiento, el plato fuerte y todo lo que te pongan enfrente debe bañarse en salsa, y por lo tanto, si por casualidad tienes la fortuna de probar una buena manzana con sabor a manzana, seguro le pondrás chile, para que te sepa. Baboso.

Esta costumbre, aunque pudiera parecer una curiosidad, resulta poco comprensible y hasta ofensiva para muchos extranjeros, porque cuando le añades algo a la comida es porque está “mal”, porque “le falta algo”  y ¿qué tiene de malo un sandwich de queso que solo lleva buen queso y buen pan?

Yo trato de luchar contra mi educación culinaria y ahora trato de degustar las cosas tal y como son, sin añadir más ingredientes, pero resulta difícil porque si pruebas así la comida te das cuenta de que la mayoría de lo que consumes es pura mierda: manzanas sin sabor, jitomates sin sabor, pepinos porosos desabridos, quesos que parecen plástico, tortillas que podrían pasar por cartón, pan industrializado que es más aire que pan, grasas de olores nauseabundos, café y té con saborizantes artificiales vomitivos. Y entonces, ante la ineluctable realidad donde todo te sabe a nada o a mierda, le pones aderezos y otros acompañamientos para que te sepa a un indefinible “algo” y así perpetuamente el paladar encuentra una costumbre que ni siquiera molesta ni cuestiona.

Anuncios

10 comentarios sobre “La teoría de la quesadilla (por qué los mexicanos le echan salsas a todo)

    Deni Camargo escribió:
    abril 19, 2015 en 11:21 am

    es la cosa mas estupida que he leidoooo

      iteraciones respondido:
      abril 19, 2015 en 11:29 am

      Agradezco que se haya tomado la molestia de poner un comentario en este post, no le agradezco, sin embargo su falta de argumentos para criticar textos ajenos así como sus faltas de ortografía. Si no está de acuerdo, es libre de comentar su punto de vista, pero por favor, no me diga que algo es estúpido sin decir por qué.
      Si su caso es más bien que le gusta molestar, por favor vaya a hacerlo con la más vieja de su casa.

    Denisse escribió:
    mayo 13, 2015 en 4:22 pm

    No se de que hablas, yo soy mexicana y casi todolo que como lo acompaño con salsa picante… es delicious pero igual soy capaz de comer algo sin ella… y siento el sabor tan bueno, aunque soy adicta al picante jajaja

      iteraciones respondido:
      junio 20, 2017 en 11:57 pm

      Creo que el asunto es precisamente ese, que te cuestiones por qué eres adicta al picante ¿es realmente porque al platillo le hace falta sabor? ¿o es más bien que no puedes apreciar el sabor de la comida porque tienes una costumbre que no puedes dejar aunque ello implique suprimir experiencias a sabores nuevos?

    Alex escribió:
    julio 12, 2016 en 4:11 pm

    Me recordaste a Eugenio ” qué alguien me explique” lo que para mi seria la respuesta es que nos enseñaron a comer picante ( gusto adquirido) y seguimos pasando de generación el gusto adquirido. Dale de comer a un mexicano que nunca hubiese comido aceitunas y te las va escupir se llama gusto adquirido y todas las culturas lo tienen a su forma y muy particular marera

      iteraciones respondido:
      julio 13, 2016 en 9:41 pm

      Creo que son dos cosas distintas, una es la respuesta que tú consideras, la de que comer chile es una construcción cultural, es decir, que comemos chile porque es un gusto adquirido como otras culturas tienen beber mate, beber vino caliente, etc., en eso estoy de acuerdo, pero considero que lo que señalas en tu segunda afirmación es muy diferente porque estás hablando de una persona que está tan cerrada mentalmente a probar cosas distintas que sencillamente piensas que su reacción será “te las va a escupir en la cara”, entiendo que habrá cosas que no le gustan a todos pero no puedes asumir que si das algo desconocido a alguien sencillamente lo aborrecerá porque es algo diferente que no conoce. Si esa premisa fuera cierta, entonces muchos de los negocios que son exitosos donde venden comida diferente a la mexicana habrían desaparecido. También implicaría que estamos rodeados de intolerantes gastronómicos, afirmación que no creo que sea válida.

      Mi argumentación no va en ninguno de estos dos sentidos, lo que digo es que los mexicanos culturalmente, estamos condicionados a enmascarar la insipidez porque no hay sabores en los alimentos esenciales que estamos consumiendo. Hay una diferencia sustancial entre realzar el sabor de un alimento y enmascararlo.

    Loreffa escribió:
    diciembre 6, 2016 en 6:35 pm

    Me pareció interesante tu punto vista. Sin embargo, difiero que los mexicanos comamos chile porque nos parezca insípida la comida. Yo coincido con otro comentario que leí por aquí, quizás sea una forma de comer ya arraiga en la cultura. Pero para eso, tendríamos que hacer todo un estudio estadístico o social y determinar cuáles son las causas por las que un mexicano es aficionado al “chile”. Y tampoco creo que tengamos en México comida de poca calidad. Digo, habrá de todo, si te vas a un restaurante “nice”, quizás puedas encontrar el mismo sabor y la misma calidad que en una fondita. Lo único que vende es el precio. Ya si nos vamos a la calidad de los productos y no de la preparación, pues no sé, estaría bien preguntar a todos los mexicanos que han comido en el exterior del país sí es que les parece mala la comida mexicana. No lo sé, decir que nuestra comida es insípida es muy general. Pero concuerdo en que la mayoría de los mexicanos comemos con salsa. Quizás pueda ser al revés, que ahora la comida nos parece insípida porque no tiene salsa porque ya nos acostumbramos al sabor de la salsa sobre todo. En fin, interesante opinión. Saludos 🙂

      iteraciones respondido:
      junio 21, 2017 en 12:16 am

      Tres cosas que me gustaría que consideres para entender por qué menciono lo insípido de la comida en México:

      1. Si has comido atún fresco, en la playa, recién sacado del mar, habrás notado que hay una diferencia abismal en sabor entre esa lonja de atún fresco, el congelado que puedes conseguir en zonas no costeras y el atún de lata.
      2. Si compras un atún fresco y le pones algo más que sal, ¿qué sabores aprecias? ¿el sabor de la salsa o el sabor del atún? ¿qué es más importante? ¿la salsa o el atún? Si la salsa es lo más importante ¿por qué no comemos la salsa sola?
      3. Si compras el de lata, el sabor es muy ligero o insípido, ¿qué haría cualquier mexicano en semejante desgracia? Lo que cualquier mexicano haría con cualquier comida: le pones chile, limón, mayonesa (grasa+picante+ácido) y asunto arreglado, mágicamente, ahora el atún tiene sabor a “algo”.

      Sé que lo que ocurre es cultural, mi punto es que te cuestiones por qué lo sigues haciendo, si podría ser diferente.

    Lau escribió:
    junio 15, 2017 en 4:47 pm

    Tienes .mucha razón… a mi me frustra ver a una persona que a unas costillas bbq les pone salsa picante, una hamburguesa que rebosa habanero, una crema de champiñones con Tabasco. La gente que hace eso no tiene un buen paladar y todo lo disfraza con salsa. Aunque nos moleste reconocerlo, la salsa y el limón en exceso, le matan el sabor a todo.

      iteraciones respondido:
      junio 15, 2017 en 5:51 pm

      No niego que el chile sea un condimento importante en la comida mexicana, pero el chile no lo es todo ni es indispensable para todos los platillos. Necesitamos reeducarnos un poco sobre la forma en que comemos.

Siéntase libre de comentar, gracias. / Please, feel free to comment below

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s